Oración al Divino Niño Jesús para problemas urgentes

Aprende una oración al niño Jesús corta para niños

Si tienes un problema de difícil solución y crees que ya no existe nada por hacer, estás en el lugar indicado. En este artículo conocerás una poderosa oración al Divino Niño Jesús que te ayudará a sortear dificultades y resolver tus problemas.

Aprende en este artículo la historia de la figura del divino niño Jesús y aprende diversas oraciones para grandes y chicos que puedes rezar para realizarse una petición importante.

Milagros del divino niño Jesús en el mundo

La devoción por la figura del Divino Niño Jesús se encuentra en gran parte de Europa y América. Existen varias represetaciones de esta figura que se la conoce con distintos nombres; el Niño Jesús de Praga, el Santo Niño te Atocha, el Divino Niño de Arenzano y el milagroso Niño Jesús de Bogotá.

Se cree que la devoción por la figura infantil de Jesús comenzó en el Monte Carmelo (Israel). Cuenta la tradición que Jesús y sus padres, María y José, solían frecuentar este monte cercano a Nazaret. Las personas que allí se reunían para orar le fueron tomando aprecio, y luego de la muerte y resurrección de Jesús, siguieron recordándolo y comenzaron a adorarlo.

Si bien no es una figura canonizada como santa, los fieles alrededor del mundo le atribuyen una gran cantidad de milagros que fueron concedidos al rezarle con fe sus oraciones.

Imágenes del divino niño Jesús

En las clásicas imágenes divino niño Jesús, se puede observar la figura infantíl de Jesús, vestido con una túnica rosa. Jesús eleva los brazos hacia arriba, s us ojos miran hacia el cielo y tiene una expresión de felicidad.

Las mejores oraciones al divino niño Jesús

Ahora que conoces la historia de la figura del Divino niño Jesús, conoce una gran cantidad de oraciones de protección y para pedir favores, que debes rezar con fé para obtener la intervención de Jesús y resolver tus problemas

Oración al Divino Niño Jesús para asuntos urgentes

A continuación te compartiré una poderosa oración al Divino Niño Jesús, que puedes emplear si necesitas un poco de ayuda celestial para resolver algún problema difícil.

Niño amable de mi vida, consuelo de los cristianos,
la gracia que necesito pongo en tus benditas manos.
Padre Nuestro

Tú sabes mis pesares pues todos te los confío
da la paz alos turbados y alivio al corazón mío.
Dios te salve María

Y aunque tu amor no merezco no recurriré a tí en vano
pues eres Hijo de Dios y auxilio de los cristianos.
Gloria al Padre

Acuérdate oh Niño Santo que jamás se oyó decir
que alguno te haya implorado sin tu auxilio recibir,
por eso con fé y confianza, humilde y arrepentido
lleno de amor y esperanza este favor te pido.

Pide la gracia que deseas y repite siete veces seguidas: "Divino Niño Jesús bendícenos"

Oración al Divino niño Jesús por los enfermos

Una enfermedad puede y suele ser un asunto urgente, por el cual pasamos todos alguna vez en la vida. Si necesitas fuerza para recuperarte o quieres enviarle bendiciones a una persona enferma, puedes hacerlo con esta oración al Divino Niño Jesus para los enfermos:

Oh adorable Divino Niño
querido y dulce Niño Jesús:
hoy acudimos a ti con toda la fe de nuestro ser,
con todo nuestro amor y esperanza,
para solicitar tu presencia en nuestro hogar,
confiamos inmensamente en ti,
y por los méritos de tu infancia y encarnación
te suplicamos por la sanación de
(nombra a la persona para quien se pide la gracia),
concédele el favor que mas necesita: su salud.
Tu, amado niñito, mi Divino Jesús
que eres el dueño del tiempo y la eternidad,
que eres el dueño de su vida
derrama sobre el tu misericordia divina.
Mírale con ojos benignos,
y con tu amor infinito restablécele la salud.
No permitas Niño adorado que sufra,
no dejes que el dolor y el sufrimiento le haga padecer,
dale tu divina ayuda en favor de su enfermedad.
La persona que te encomendamos sufre mucho,
y aunque está afligido por dolores, desanimado y abatido
confía plenamente en la grandeza de tu amor,
en la que sabemos pone todas sus esperanzas.
Tú todo lo puedes y eres compasivo,
nada para ti, bendito Divino Niño, es imposible,
en tu infinita caridad,
en tus manitas generosas y milagrosas,
ponemos nuestros mas profundos deseos,
alivia sus penas, líbralo de angustias y dolencias,
con humildad te rogamos que no abandones a (dí el nombre de la persona enferma)
Niño bienhechor dale tu auxilio y amparo,
dale perfecta salud.
Oh adorable Niño, por tu virtud divina,
por el inmenso amor que tienes a los que sufren,
a los afligidos, a todos los necesitados,
te rogamos, escúchanos, atiéndenos,
dale lo que tanto precisa
bendice, socorre, sana a (di el nombre de la persona enferma)
Amén.

Al finalizar la oración, reza tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias. Repite la oración durante siete días consecutivos.

Oración Divino niño Jesús en ti confío

Si quieres brindar protección a los niños de la casa, reza esta oración del Divino niño, con la que podrás pedirle protección día a día para que tus hijos crezcan sanos, fuertes y felices.

Confío en ti Divino Niño de Jesús, Dios Padre todopoderoso, Hijo y Espíritu Santo. Jesús mi único salvador, escucha lo que te vengo a pedir con todas mis fuerzas con todo mi amor, con toda mi fe… (pedir el deseo que mas importante sea para usted y hacerlo con mucha fe y pensar en que se su milagro se va a realizar).

Oh Divino Niño Jesús recurro a ti y te lo ruego por tu Santísima Madre María que me asista en esta gran necesidad, porque creo firmemente que tu divinidad puede socorrerme.

Te lo suplico por los meritos de tu Santísima infancia, a ti que vives y reinas, en la unidad del Padre del Hijo y del Espíritu Santo y eres Dios, por lo siglos de los siglos. Amén.

Al finalizar esta oración Divino niño, reza 1 Padrenuestro y 3 Avemarías.

Oración al niño Jesús para niños

La figura del Divino niño Jesús, es una buena forma comenzar a educar en religión a los niños más chicos ya que evoca a la figura infantil de Jesús. Conoce a continuación una oración al niño Jesús sencilla para enseñarle a tus hijos a rezar.

Niño amable de mi vida,
consuelo de los cristianos,
la gracia que necesito
pongo en tus benditas manos.
Padre Nuestro...

Tú sabes mis pesares
pues todos te los confío
da la paz a los turbados
y alivio al corazón mío.
Dios te salve María...

Y aunque tu amor no merezco
no recurriré a ti en vano
pues eres Hijo de Dios
y auxilio de los cristianos.
Gloria al Padre...

Acuérdate oh Niño Santo
que jamás se oyó decir
que alguno te haya implorado
sin tu auxilio recibir,
por eso con fe y confianza,
humilde y arrepentido
lleno de amor y esperanza
este favor te pido.
(Pedir la gracia que se desea)

Divino Niño Jesús Bendícenos.

Al finalizar esta oración divino niño Jesús, deben rezar 1 Padrenuestro y 1 Avemaría.

divinoniño

Novena al divino niño Jesús para pedir un favor

Aprende a continuación la poderosa novena al divino niño Jesús para pedir un favor y rézala durante 9 días seguidos para obtener las respuestas que tanto necesitas.

Oración para todos los días

Señor Dios, Rey omnipotente; en tus manos están puestas todas las cosas. Si quieres salvar a tu pueblo nadie puede resistir a tu voluntad, Tú hiciste el cielo y la tierra y todo cuanto en ellos se contiene, Tu eres el dueño de todas las cosas. ¿Quién podrá pues, resistir a tu majestad? Señor, Dios de nuestros padres: ten misericordia de tu pueblo porque los enemigos del alma quieren perdernos y las dificultades que se nos presentan son muy grandes. Tu has dicho: “Pedid y se os dará. El que pide recibe. Todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo concederá. Pero pedid con fe”. Escucha pues nuestras oraciones. Perdona nuestras culpas. Aleja de nosotros los castigos que merecemos y haz que nuestro llanto se convierta en alegría, para que viviendo alabemos tu santo nombre y continuemos alabándolo eternamente en el cielo. Amén.

Primer día

Fue enviado el ángel Gabriel de parte de Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret a una virgen desposada con un varón llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y presentándose a ella le dijo: “Salve, llena de gracia, el Señor está contigo”. Ella se turbo al oír aquellas palabras y se preguntaba que podía significar aquella salutación. El ángel dijo: “No temas María, porque has hallado gracia delante de Dios y concebirás y darás a luz un hijo a quien pondrán por nombre Jesús. El será grande y llamado Hijo del Altísimo y le dará el Señor Dios el trono de David, su padre. Dijo María al ángel: “¿Cómo podrá ser esto, pues no conozco varón?” El ángel le contesto: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te cubrirá con su sombra, y por eso el hijo engendrado será santo, será llamado Hijo de Dios”. Dijo entonces María: “He aquí la esclava de Señor, hágase en mi según tu palabra”.

Segundo día

El ángel dijo a María: “Isabel tu parienta ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de la que era estéril, porque nada hay imposible para Dios”. María entonces se puso en camino y con rapidez fue a la montaña, a una ciudad de Judá, y entró en casa de Zacarías, y saludó a Isabel. Así que oyó Isabel el saludo de María, dio saltos de placer el niño en su vientre.
¿De dónde a mí, que la Madre de mi Señor venga a mi? “Dichosa tu que has creído porque se cumplirán las cosas que se te han dicho de parte del Señor”. Y dijo María: “Mi alma engrandece al Señor, y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador, porque ha mirado la humildad de su sierva, y por eso todas las generaciones me llamaran bienaventurada, Porque ha hecho en mi maravillas el Poderoso, cuyo nombre es Santo”. María permanece con Isabel como tres meses y se volvió a su casa.

Tercer día

Salió un decreto del emperador Augusto ordenando hacer un censo del mundo entero. Y todos iban a inscribirse, cada cual a su ciudad. También José, que era de la casa y familia de David, subió desde la ciudad de Nazaret en Galilea, a la ciudad de David, que se llamaba Belén, para inscribirse con su esposa María que estaba encinta. Y mientras estaba allí le llego el tiempo de dar a luz, y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre porque no había sitio para ellos en la posada. Y en aquella región habían unos pastores que pasaban la noche al aire libre, viendo por turnos su rebaño. Y un ángel del Señor se les presento. La gloria del Señor los envolvió y se llenaron de un gran temor. El ángel les dijo: “No temáis, os traigo una buena noticia, la gran alegría para todo el pueblo: hoy en la ciudad de David os ha nacido un Salvador, el Mesías, el Señor. Y aquí tenéis la señal; encontrareis un Niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre”. Y apareció una legión de ángeles que cantaba: “Gloria a Dios en el cielo, y paz en la tierra a los hombre que ama el Señor”.

Fueron los pastores y encontraron a María, a José y al Niño acostado en un pesebre. Y cuantos les oían lo que contaban los pastores, se maravillaban. Y María guardaba todo esto y lo meditaba en su corazón.

Cuarto día

Cumplidos los cuarenta días de nacido, José y María llevaron a Jesús al templo de Jerusalén para presentarlo al Señor, según esta mandado en la ley de Moisés: “Todo primogénito sea consagrado al Señor”. Había en Jerusalén un hombre justo y piadoso llamado Simeón. Le había sido revelado por el Espíritu Santo que no vería la muerte antes de ver al Cristo del Señor. Movido por el Espíritu vino al templo y al entrar los padres con el Niño Jesús para cumplir lo que prescribe la ley, Simeón lo tomo en sus brazos, y bendiciendo a Dios dijo: “Ahora Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz, porque mis ojos han visto a tu salvador, a quien has presentado ante los pueblos, luz para alumbrar a las naciones, y gloria de tu pueblo Israel”. Su padre y su madre estaban maravillados de las cosas que decía de él, Simeón los bendijo y dijo a María, su madre: “Este niño esta puesto para caída y levantamiento de muchos en Israel, y para signo de contradicción y una espada atravesara tu alma para que se descubran los pensamientos de muchos corazones”

Quinto día

Jesús nació en el pueblo de Belén. Entonces llegaron a la ciudad de Jerusalen unos magos y preguntaron: ¿Donde esta el Rey de los judíos que ha nacido? Pues en el Oriente vimos su estrella y hemos venido aquí para adorarlo. Cuando el rey Herodes supo de esto, se puso muy inquieto, y toda la gente de Jerusalén también. Entonces el rey llamo a todos los jefes de sacerdotes y les pregunto dónde iba a nacer el Cristo. Ellos le dijeron: “En Belén de Judá; porque el profeta lo escribió así: “Belén, de ti saldrá el Jefe de mi Pueblo. Entonces Herodes llamo en secreto a los magos, los mando a Belén y les dijo: "Vayan allá y averigüen bien respecto a ese niño; y cuando lo encuentren, avísenme, para que yo también vaya a adorarlo”. Los magos fueron, y entonces, la estrella que habían visto en el oriente iba delante de ellos, hasta que por fin se detuvo sobre el lugar donde estaba el Niño.Cuando los magos vieron la estrella, se alegraron mucho; y al entrar en la casa, vieron al Niño con María, su madre. Entonces se arrodillaron y adoraron al Niño. Luego abrieron sus cajas y le regalaron oro, incienso y mirra. Después, advertidos en sueños de que no debían volver a donde estaba Herodes, regresaron a su tierra por otro camino.

Sexto día

El Niño Jesús crecía y se fortalecía lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba en El. Sus padres iban cada año a Jerusalén en la fiesta de Pascua. Cuando tenía 12 años, subieron a la fiesta, según costumbre, y cuando termino se volvieron, pero el Niño Jesús se quedo en Jerusalén, sin que sus padres se dieran cuenta. Pensando que estaba en la caravana, anduvieron camino de un día. Buscándole entre los parientes y conocidos y al no hallarle se volvieron a Jerusalén en busca suya. Al cabo de tres días lo hallaron en el templo, en medio de los maestros, escuchándoles y haciéndoles preguntas; todos los que lo oían quedaban asombrados de su talento y las respuestas que daba. Cuando sus padres le vieron quedaron sorprendidos y le dijo su madre: “Hijo, ¿Por qué nos has tratado así? Mira que tu padre y yo te hemos buscado angustiados”. El les contesto: “Por que me buscaban? ¿No sabían que ya debía estar en la casa de mi Padre?”. Pero ellos no comprendieron lo que les quería decir. El bajo con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad. Su madre conservaba todo esto en su corazón.

Séptimo día

Dijo Jesús: “Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre y todos los ángeles con El, se sentara en el trono de su gloria y serán reunidas ante El todas las naciones. El separará a unos de los otros como un pastor separa las ovejas de las cabras. Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda. Entonces dirá el rey a los de la derecha: ‘Venid benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed, y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y me visitasteis’. Entonces los justos le contestarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?¿Cuando te vimos forastero y hospedamos o desnudo y te vestimos? ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte? Y el rey les dirá: ‘Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis’. Y entonces dirá a los de la izquierda: ‘Apartaos de mi, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed, y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis’. Entonces también ellos contestaran: ‘Señor, ¿Cuando te vimos con hambre, y sed, o desnudo o enfermo o en la cárcel y no te asistimos? Y El contestara: ‘Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de estos humildes, tampoco lo hicisteis conmigo’ Y estos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna”.

Octavo día

Dijo Jesús: “Había un hombre rico que vestía de purpura y lino fino celebrando cada día esplendidos banquetes. Un pobre de nombre Lázaro, estaba echado a su puerta, y deseaba hartarse de lo que se casia de la mesa del rico, y hasta los perros venían a lamerle las ulceras. Sucedió pues que murió el pobre y fue llevado por los ángeles al cielo junto a Abrahán. Y murió el rico y fue sepultado. Estando en el hades en el tormento, levanto los ojos y vio a Abrahán desde lejos y a Lázaro junto a el. Y gritando dijo: “Abrahán, ten piedad de mi, envía a Lázaro para que con la punta de su dedo mojado en agua, refresque mi lengua, porque estoy atormentado en llamas”. Dijo Abrahán: “ Hijo, acuérdate de que recibiste ya tus bienes en la vida, y Lázaro recibió males, y ahora el esta aquí consolado y tu eres atormentado. Además entre ustedes y nosotros hay un gran abismo, de manera que los que quieran atravesar de aquí a ustedes no pueden ni tampoco pasar de ahí a nosotros”. Y dijo: “Te ruego Padre, que siquiera le envíes a casa de mi padre, porque tengo cinco hermanos, para que les advierta a fin de que no vengan también ellos a este lugar de tormento”. Y dijo Abrahán: “ Tienen a Moisés y a los profetas que lo escuchen”. Y él dijo: “No Padre Abrahán, pero si alguno de los muertos fuese a ellos harían penitencia”. Y le dijo: “Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se dejaran convencer ni de un muerto resucitado”

Noveno día

Al principio ya existía el Hijo de Dios y el Hijo estaba junto a Dios, y el Hijo era Dios. Todo se hizo por El; y sin El no existe nada de lo que se ha hecho. El era la vida y la vida era la luz de los hombres. Y la luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la pudieron vencer. El mundo fue hecho por el Hijo de Dios. El es la luz verdadera que alumbra a todo hombre que viene a este mundo. Vino a su casa y los suyos no lo reconocieron. Pero a todos los que lo reciben les da poder de llegar a ser hijos de Dios. Y el Hijo de Dios se hizo hombre y vivió entre nosotros, y hemos visto su gloria, que recibe del Padre como Hijo único, lleno de gracia y de verdad.

Otras oraciones para asuntos urgentes

Si te has interesado por estas oraciones al Divino Niño, seguramente te interesará conocer otras oraciones que también te pueden servir para solicitar ayuda ante urgencias:

¿Conocías la oración al Divino Niño Jesús?

Gráfico de la encuesta: ¿Conocías la oración al Divino Niño Jesús?

Sí. La conozco y la he rezado

10

Sí. La conozco pero no la he rezado.

0

Es la primera vez que leo esta oración.

16

3 Comentarios en "Oración al Divino Niño Jesús para problemas urgentes"

Puedes comentar desde Facebook y Google+, o si prefieres hacerlo anónimamente desde nuestro sistema de comentarios

Comenta en Facebook
Comenta en Innatia

Escribe tu comentario en "Oración al Divino Niño Jesús para problemas urgentes"

Comenta en Google+